Curiosidades

10 personajes literarios que dieron nombre a una enfermedad

Cubierta_Polyanna_23mm_131014.indd

1. Síndrome de Pollyanna
El personaje: Pollyanna era ese niña un poco cansina protagonista de una novela
homónima de Eleanor H. Porter. Huérfana, pero educada en el optimismo, le gustaba
jugar a encontrar el lado bueno de cualquier situación, por catastrófica que fuera.
El síndrome: consiste en un optimismo enfermizo, que te lleva a poner en riesgo tu propia
vida, ante la creencia absoluta en que “nada puede salir mal”. Aunque se usa de forma
habitual, no es un término oficial.
Bonus track: también existe el principio “Pollyanna” que es el nombre que se le da al
hecho de que recordemos mejor los acontecimientos positivos que los negativos.

2. Síndrome de Peter Pan
El personaje: Peter Pan es el protagonista de la obra de teatro ‘Peter Pan, el niño que no
quería crecer’ de James Matthew Barrie, un niño que vive en el Pais de Nunca Jamás,
vive fantásticas aventuras, y nunca llega a la juventud.
El síndrome: quizá sea el más conocido de todos los que veremos hoy aquí, mal inevitable
de la vida moderna, y que se caracteriza básicamente por la inmadurez. Aunque ha sido
aceptado por la psicología popular, no se corresponde realmente con ninguna enfermedad
ni trastorno.

3.Síndrome de Dorian Gray
El personaje: El protagonista de la novela de Oscar Wilde ‘El retrato de Dorian Gray’
vende su alma al diablo a cambio de no envejecer nunca.
El síndrome: No está aceptado como condición médica, pero se conoce con este nombre
un trastorno dismórfico corporal en el que, el que lo sufre, se obsesiona con sus supuestos
defectos físicos y el envejecimiento.

4. Síndrome de Alicia
El personaje: La protagonista de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, de Lewis Carrol,
cambiaba de tamaño tras beber la poción “Bébeme” y comer el pastel “Cómeme”.
El síndrome: los aquejados de este síndrome neurológico ven las cosas (y hasta sus
propias partes del cuerpo) más grandes o pequeñas de lo que son en realidad y no hay
poción o tarta que las vuelva a su tamaño original. Suele ser consecuencia de grandes
migrañas, tumores cerebrales o abuso de drogas.

5. Síndrome de Rapunzel
El personaje: Rapunzel es la protagonista de un cuento de hadas de los hermanos Grimm,
famosa por sus largas trenzas, que permitían a su amado trepar hasta la torre en la que
vivía encerrada.
El síndrome: no consiste en tener unas trenzas preciosas, por lástima. Es un problema que
solo atañe a los que padecen tricofagia (comen compulsivamente pelo) y consiste en que
ese pelo acaba formando una bola en el intestino, dando lugar a todo tipo de problemas –
sin cirugía, acaban muriendo-.

6. Síndrome de Pickwick
El personaje: Joe Pickwick es un niño gordo y narcoléptico que aparece en la primera
novela de Charles Dickens, ‘Los papeles póstumos del club Pickwick’.
El síndrome: conocido oficialmente como Síndrome de hipoventilación y obesidad, es
una afección de las personas obesas con una respiración deficiente, que se traduce en
somnolencia y dolores de cabeza.

7. Síndrome de Otelo
El personaje: el protagonista de la obra ‘Otelo’, de William Shakespeare, mata a su mujer
porque piensa (erróneamente) que le está siendo infiel.
El síndrome: también conocido como celopatía o delirio celotípico, los sufren aquellos
que se obsesionan con que su pareja les es infiel, a pesar de que todas las evidencias
prueban lo contrario. Suele asociarse a alcoholismo, desordenes neurologicos, y
enfermedades mentales, y los pensamientos suicidas y homicidas son frecuentes.

8. Síndrome de Munchausen
El personaje: El protagonista de ‘Las sorprendentes aventuras del barón Munchausen’ (de
Rudolf Erich Raspe) se inspira en un personaje real: un oficial de caballería alemán
famoso por su capacidad de invención.
El trastorno: Las personas con este síndrome, aunque sanas, tratan de convencer a los
demás de que no lo están, e incluso se producen autolesiones para conseguirlo. A
diferencia de los hipocondriacos, ellos realmente saben que no están enfermos, pero
buscan así conseguir atención.

9. Síndrome de Cenicienta
El personaje: la protagonista de este cuento de hadas tradicional (popularizado por los
hermanos Grimm) vive con una madrastra y unas hermanastras que le hacen la vida
imposible.
El trastorno: lo sufren aquellos niños que se inventan historias exageradas sobre como sus
padres adoptivos o padrastros los maltratan. También existe el Complejo de Cenicienta,
que consiste en miedo a la independencia y deseo de ser guiado por otros.

10. Síndrome de Huckleberry Finn
El personaje: el mejor amigo de Tom Sawyer, protagonista de ‘Las aventuras
de Huckleberry Finn’, de Mark Twain, es un chico inteligente que, tras ser educado por
un padre borracho, tiene problemas para encajar en la sociedad.
El síndrome: lo tienen aquellos adultos que son incapaces de tomar decisiones (no
confundir con el de Peter Pan) y asumir cualquier responsabilidad. Normalmente se
relaciona con un rechazo parental en la infancia.
Bonus Track: el síndrome de Sthendhal
Este no tiene su origen en un personaje literario, sino en un conocido escritor, y es una
enfermedad psicosomática que causa mareos y vértigo cuando uno observa demasiada
belleza artística.

Acerca de shikka27

Nada como tener un buen libro entre las manos para estimular el conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *